Rama Verde

Guías y Scouts 12 a 16 años

 

I. DEFINICIÓN

La Rama “Scouts” es la Rama principal del Escultismo. El Lobatismo la prepara. La Ruta la continúa. Los principios, fines y métodos del Escultismo, concebidos inicialmente para la Rama “Scouts”, encuentran en ella su expresión perfecta.

Este período está caracterizado por la crisis de crecimiento continuo que atraviesa el chico durante 4 ó 5 años, es decir, según su grado de precocidad, de 11 – 12 a 16 – 17 años. La edad central de la Rama “Scouts” se sitúa, pues, hacia los catorce años.

II. ESTRUCTURAS

1. La Patrulla

La Patrulla comprende de 7 a 8 chicos, generalmente de edades diferentes, de diversos medios eventualmente, a imagen verdadera de la sociedad.   Cada uno asume un “cargo” en función de su edad y de sus aptitudes. Los más mayores ayudan a los más jóvenes. .2. El Jefe de Patrulla

El Jefe de Patrulla es responsable personalmente de cada uno de sus chicos y de la buena marcha de la Patrulla. Sin ser forzosamente el de más edad, es aquél en el que la aptitud, la autoridad, el lucimiento se infunden de forma natural. . Ejerce sus responsabilidades en dos niveles: en el nivel de la Patrulla, mediante el Consejo de Patrulla, en el nivel de la Tropa, mediante la Corte de Honor y el Consejo de Jefes. Está asistido por su segundo o subjefe.

3. El Consejo de Patrulla

El Consejo de Patrulla se compone por todos los Scouts de la Patrulla bajo la dirección del Jefe de Patrulla. . Es en el Consejo de Patrulla donde los Scouts dan cuenta de los “cargos permanentes” que han aceptado desempeñar. Al mismo tiempo, el Consejo es la ocasión para una ayuda mutua fraternal para estimular las voluntades y, eventualmente, corregir las deficiencias.

4. El Jefe de Tropa

El Jefe de Tropa, maestro de Escultismo, es ante todo un Scout logrado. Es la Ley Scout en acción. Formado en un Campamento-Escuela, continúa su formación personal en la “Ruta”, siempre tiene cuidado de mantener un equilibrio armónico entre los cinco fines del Escultismo, “piensa” la vida de su Tropa y se fija un plan a largo plazo. Buscando más inspirar que imponer, gobierna la Tropa mediante la Corte de Honor y el Consejo de Jefes. Está ayudado en sus funciones por uno o varios asistentes.

5. El Consiliario

El Consiliario es ante todo el alma de la jefatura, dando todo su sentido al apostolado de los laicos. Comentarista de la Ley, ayuda al Jefe de Tropa a ser el guardián de la misma, sin sustituirle no obstante en el gobierno de la Tropa.   guía a cada uno de sus miembros en su crecimiento espiritual. Como educador, participa con pleno derecho en la Corte de Honor y en el Consejo de Jefes.

6. La Corte de Honor

La Corte de Honor tiene por objeto asegurar que la Tropa en su conjunto y cada Scout en particular, progresen adecuadamente en la línea del ideal scout. Fija los grandes objetivos a alcanzar y las directrices a seguir por la Tropa.. Determina el estado de la valía de la Tropa y, eventualmente, examina el caso de tal o cual chico.

7. El Consejo de Jefes

El Consejo de Jefes, tiene por objeto organizar la vida de la Tropa y sus actividades día a día, con miras a realizar por partes los objetivos generales fijados en Corte de Honor. En particular, es responsable de los programas de salidas y de campamento, y del reparto de tareas entre las Patrullas.

III. FINES

Fiel al espíritu del Escultismo, la Rama “Scouts” admite la evolución no de su naturaleza profunda, sino de los gustos del chico de nuestra época. En consecuencia, se complace en renovar las actividades generales propuestas al chico, sin dejar de quererlas educativas ni de remitirse a los cinco fines del Escultismo: Salud, Carácter, Servicio, Habilidad técnica, Sentido de Dios.

Si los modelos de los primeros Scouts, caballeros, exploradores, misioneros, son siempre modelos estimulantes y válidos, se debe constatar que las técnicas modernas, así como los deportes de moda, ejercen un poderoso atractivo sobre la juventud actual. Pero estas técnicas no podrían constituir un fin en sí mismas: contribuyen, puestas en su lugar, a desarrollar las aptitudes fundamentales indispensables en el hombre de mañana.

1. Salud

Las enormes concentraciones urbanas, la ardua competición escolar, la incoherencia de la vida cotidiana, atacan al adolescente en pleno crecimiento y le impiden a menudo llegar a madurar, a pesar de la considerable expansión de los hobbys y de los deportes.

Más que mediante la búsqueda de la hazaña deportiva, la salud será desarrollada a la vez por la expansión al aire libre, la práctica de hábitos sanos, los recorridos deportivos y los deportes de equipo, constituyendo todo un entrenamiento físico variado pero moderado que no debe nunca ocasionar fatiga excesiva.

2. Carácter

El crecimiento del bienestar material, la búsqueda interesada de la comodidad intelectual y moral, la influencia creciente de los medios de publicidad y de propaganda, conducen cada vez más al conformismo, e incluso a la pasividad y a la inercia.

Las actividades scouts tendrán por fin desarrollar el sentido de la observación, el análisis objetivo de los hechos, el juicio personal, la voluntad de mirar las dificultades de frente y la capacidad de superarlas. Los juegos de equipo, los campamentos, el control personal de la propia progresión, el ejercicio de responsabilidades, la práctica inteligente y abierta de los diferentes consejos, la iniciación en la información, forman, de manera natural, el carácter del chico y desarrollan su personalidad.

3. Servicio

Inquieta por su porvenir, dudando de sí misma, la juventud actual tiende a refugiarse en una especie de egoísmo místico, mientras un viento de solidaridad sopla en el mundo, haciendo sentir que los hombres deben unirse o perecer juntos. El desarrollo del sentido de los demás es más que nunca necesario para propagar el mensaje evangélico de caridad y de paz.

Las actividades deberán ayudar al chico a descubrir a su prójimo, a amarlo y a servirlo con obras, a inclinarse hacia un oficio al servicio de los hombres. La práctica de la B.A. confiada al honor, los ejercicios de socorrismo, la iniciación profesional, la fraternidad scout internacional, la apertura del espíritu al civismo, incitan al chico a salir de su egoísmo y a comprometerse, cuando entre en la Ruta, en la vía del Servicio.

4. Sentido de lo Concreto

En un mundo altamente industrializado donde se realizan cada día progresos científicos y técnicos fabulosos que son expuestos al conocimiento directo de todos, la juventud se siente llevada, con cierto apresuramiento, hacia un porvenir en el que todo le parece posible.

Es cierto que el hombre de hoy, y con mayor razón el del futuro, no podrá tener éxito en la vida sin tener una cualificación técnica. Pero la Rama “Scouts” no es una escuela profesional. Sólo pretende que los chicos adquieran algunas técnicas sencillas, variadas, de aplicación práctica real, poco onerosas, sin hacer de ellos, no obstante, técnicos encerrados en su especialidad. Así, las técnicas experimentadas en el campamento y en la naturaleza se completan mediante técnicas apropiadas (trabajo de la madera, de los metales y de los nuevos materiales, electricidad, técnica de automoción o radio, modelismo…), de manera que den al chico una cierta polivalencia. Se buscará el trabajo bien hecho antes que la eficacia a toda costa, subordinando siempre la técnica a la finalidad scout.

Estos trabajos, ejecutados en patrulla tanto en el campamento como en la ciudad, y acompañados eventualmente de visitas a talleres y fábricas, desarrollarán el sentido de lo concreto, la destreza manual, la continuidad en el esfuerzo, el gusto por el trabajo en equipo, pero tenderán también a abrir el espíritu del chico a los problemas de la vida profesional, y finalmente a facilitarle su adaptación ulterior a la vida de adulto.

5. Sentido de Dios

La invasión del materialismo conduce a una descristianización que cada vez padecen más hombres, quienes han perdido todo sentido de Dios, y viven en la indiferencia o la desesperación. En la edad Scout donde la transformación fisiológica se acompaña a menudo de una puesta en duda de los valores religiosos, es importante que el chico haga el descubrimiento personal de Cristo. La Rama le ayudará a ello, ante todo favoreciendo en el campamento los momentos de silencio, desarrollando el sentido de lo sagrado y el espíritu de contemplación, haciéndole comprender la obra de Dios, viviendo una vida religiosa apropiada a esa edad. Éste será el papel del Consiliario, pero también y sobre todo en su ausencia, de todos los Jefes.

IV. MÉTODO

El Sistema de Patrulla, innovación genial de Baden-Powell, es el método fundamental de la Rama “Scouts”. Tomando como motor el interés, la acción, la responsabilidad, asocia íntimamente la educación personal y la educación comunitaria y “pone a los jóvenes en condición de tomar en sus manos su propia formación” (B.-P.).

Cada Scout tiene en la Patrulla una responsabilidad mediante la cual se forma; también participa, en el seno del Consejo de Patrulla, en la buena marcha de la Patrulla.

Cada Jefe de Patrulla, además de ser el responsable de su Patrulla, es también miembro activo del Consejo de Jefes y de la Corte de Honor, participando así en la vida de la Tropa.

El Jefe de Tropa, responsable de ésta, Jefe del equipo de Jefes de Patrulla, toma sus decisiones después de haberlos reunido, de haber hecho sus sugerencias y de haber tenido en cuenta sus opiniones.

Así, conociéndose y salvaguardándose el interés de cada uno, ejerciéndose las responsabilidades en todos los niveles, sosteniéndose mutuamente la acción y la reflexión, yendo la formación de los más jóvenes a la par con la de los mayores, la Tropa puede lanzarse con alegría y provecho a las actividades propias de la Rama.

V. ACTIVIDADES

1. El Campamento

El Campamento es la actividad más importante de la Rama “Scouts”. Es en el Campamento donde la vida scout y el Sistema de Patrullas encuentran su realización plena. Además el campamento de verano debe ser la culminación de todas las actividades del año.

2. El juego

El propósito de Baden-Powell: “El Escultismo es un juego lleno de animación”, se aplica sin reserva a la Rama “Scouts”. Pero no hay juego sin regla. La Ley Scout, que es una ley de vida, es también la ley general de todo juego, completada mediante reglas particulares. Y es la adhesión consentida libremente a las reglas del juego y a la Ley la que les da forma sustancial, la que tiene valor educativo. Lo que no impide a los juegos “scouts” estar “llenos de animación”.

La Patrulla, unidad de Campamento, es también unidad de juego. Un trofeo, de la naturaleza que sea, temporal o permanente, puede recompensar a la mejor Patrulla, introduciendo así un afán de emulación entre las Patrullas, sin desarrollar por ello un espíritu de competición o de rivalidad, el “fair play” (juego limpio) unido con el espíritu scout para aceptar el éxito sin orgullo y el fracaso sin amargura.

Los temas de juego serán elegidos con cuidado. Se evitarán las afabulaciones excesivas o infantiles que no “prenden” ya o hacen sonreír a los chicos.

El juego bajo todas sus formas, si está bien montado y es bien conducido, adaptado cabalmente a la edad scout, es a la vez ocasión de relajación, fuente de alegría y medio de educación.

VI. CONCLUSIONES

La Rama “Scouts” es la fórmula original del Escultismo. Permanece como centro de éste. Su éxito, hoy como ayer, reside en el respeto de sus estructuras y de su funcionamiento, inseparables del método, así como en el equilibrio dinámico entre los gustos siempre nuevos de los chicos y la madurez de una jefatura adulta que no pierde nunca de vista los fines a alcanzar.

LEY SCOUT:

  1. El scout pone su honor en merecer confianza
  2. El scout es leal a su país, padres, jefes y subordinados
  3. El scout está hecho para servir y salvar a su prójimo
  4. El scout es amigo de todos y hermanos de cualquier otro scout
  5. El scout es cortes y caballeroso
  6. El scout ve en la naturaleza la obra de Dios, ama plantas y animales
  7. El scout obedece sin réplica y no hace nada a medias
  8. El scout es dueño de sí, sonríe y canta en las dificultades
  9. El scout es económico y cuida del bien ajeno
  10. El scout es puro en pensamientos palabras y obras

LEY GUÍA:

  1. La guía pone su honor en merecer confianza
  2. La guía es leal a su país, padres, jefes y subordinados
  3. La guía está hecho para servir y salvar a su prójimo
  4. La guía es buena con todos y hermana de cualquier otra guía
  5. La guía es cortes y generosa
  6. La guía ve en la naturaleza la obra de Dios, ama plantas y animales
  7. La guía obedece sin réplica y no hace nada a medias
  8. La guía es dueña de sí, sonríe y canta en las dificultades
  9. La guía es económica y cuida del bien ajeno
  10. La guía es pura en pensamientos, palabras y obras

PRINCIPIOS DE LA FEDERACIÓN DEL ESCULTISMO EUROPEO: (Scouts)

  • El deber del scout comienza en su casa

  • Fiel a su patria, el scout lucha por una Europa unida y fraterna

  • Hijo de la cristiandad, el scout está orgulloso de su fe: trabaja para restablecer el Reino de Cristo en toda su vida y en el mundo que le rodea.

PRINCIPIOS DE LA FEDERACIÓN DEL ESCULTISMO EUROPEO: (Guías)

  • El deber de la guía comienza en su casa

  • Fiel a su patria, la guía lucha por una Europa unida y fraterna

  • Hija de la cristiandad, la guía está orgullosa de su fe: trabaja para restablecer el Reino de Cristo en toda su vida y en el mundo que le rodea.

VIRTUDES:

  • Franqueza
  • Abnegación
  • Pureza

VIRTUDES:

  • Franqueza
  • Abnegación
  • Pureza

PROMESA SCOUT

Por mi honor y con la gracia de Dios prometo:

  • Servir lo mejor posible a Dios, a la Iglesia, a mi patria y a Europa.

  • Ayudar a mi prójimo en cualquier circunstancia

  • Y cumplir la Ley Scout

PROMESA GUÍA

Por mi honor y con la gracia de Dios prometo:

  • Servir lo mejor posible a Dios, a la Iglesia, a mi patria y a Europa.

  • Ayudar a mi prójimo en cualquier circunstancia

  • Y cumplir la Ley Guía

No se admiten más comentarios