Recordando al P. Cura en el Año de la Misericordia

IMG_3273

El pasado martes día 8 de Junio, tuvimos un encuentro en memoria de nuestro querido P. Cura. A dos años de su muerte sigue vivo en el recuerdo y la oración de todos aquellos que fuimos los afortunados en conocerle, tratarle y quererle. Nos reunimos en torno a 50 personas, que vinieron a compartir una tarde en esta casa Cristo Rey, testigo de tantas experiencias de encuentros  imborrables entre el P. Cura y todas las personas a las que el acompañó durante años.

Bodas de oro sacerdotales del P. Cura. Celebración en la Casa Cristo Rey.

Bodas de oro sacerdotales del P. Cura. Celebración en la Casa Cristo Rey.

 

El día 1 de Junio, se había celebrado una Eucaristía en el CEU, universidad en la que él había pasado los últimos años de su vida al servicio de varias capellanías.

Esta vez no fue un acto litúrgico sino un gesto sencillo en el marco del Año de la Misericordia. Fueron cuatro personas las que intervinieron, destacando cuatro rasgos distintos que nos ayudan a comprender mejor la Misericordia como un  rasgo esencial cristiano.

Recuerdo PCura 2016-3

El primero de ellos fue Carlos Pla, quien había conocido al P. Cura desde su adolescencia y destacó además de su paternidad, la compasión y cercanía siempre mostrada por nuestro querido Padre. A continuación nos ofreció su testimonio Victoria Escudero, dirigida y amiga del P. Cura, a quien había acompañado en los últimos años y quien desempeñó un papel decisivo en la publicación de las obras literarias y teológicas del P. Cura, pudiendo verlas realizadas antes de su muerte. Ella habló de la ternura como esa dimensión de la misericordia que tan bien encarnaba el Padre Pedro Cura Lluviá.

Recuerdo PCura 2016-7Recuerdo PCura 2016-4

El tercero en intervenir con un testimonio  también muy emotivo, fue otra de las personas que durante años fue acompañada junto con su esposa por el Padre Cura: Ignacio Arsuaga, que destacó esa faceta de acompañamiento, de consuelo , de consejo sabio y prudente. Y finalmente cerró la ronda de testimonios Antonio González Montiel, también dirigido, gran amigo y bienhechor del P. Cura al que tantas veces acompañaba a nuestro Padre a sus visitas médicas u otras gestiones. El nos mostró la faceta de maestro, de enseñar al que no sabe, de instruir las almas, algo en lo que siempre  se dejó la vida.

Recuerdo PCura 2016-8 Recuerdo PCura 2016-6

Tras este precioso acto terminamos compartiendo unos aperitivos y seguimos recordando plácidamente a este sacerdote de Cristo que sigue intercediendo desde el cielo por cada uno de nosotros.

P. Enrique.

No se admiten más comentarios