Último informe desde Colombia

Les enviamos el último informe a punto de dejar dentro de unas horas Colombia.

IMG_2194El sábado por la mañana el  P. Marco Fidel se reunió a continuación con los profesores de su colegio en su casa, tal como acostumbra a hacer el primer sábado de mes.

Yo fui por la mañana con el P. Néstor Torres a un colegio de Dominicas, donde se nos pide formación espiritual para quienes están implicados en el quehacer educativo. Se trata de un colegio importante de Bogotá, donde las Hermanas se dan cuenta de la escasez de procesos de formación espiritual para ellas mismas, sus profesores, comunidad educativa y alumnos. El P. Néstor estuvo muy interesado en que las conociéramos.

A mi regreso celebramos la Eucaristía  el P. Hugo y yo y almorzamos para salir a continuación a visitar la Catedral de la Sal a una hora y cuarto por transporte público . La ciudad se llama Zipaquirá,y es uno de los espectáculos más asombrosos que hemos contemplado. Una mina de sal convertida en una parte de su superficie en catedral. Nos acompañó Rubén el joven que vive desde hace muchos años con el Padre Marco.IMG_2214 

A nuestro regreso nos esperaba José Ferney un adulto de 40 años que se interesa por la Congregación. Tiene sus estudios prácticamente terminados en Filosofía y teología y actualmente trabaja en el sector de sanidad. Primeramente se entrevistó el P. Hugo con él con quien ya había tenido relación epistolar en los últimos meses y después fui yo quien hablé con Ferney durante 25 ‘apox.

Seguramente habrá oportunidad de seguir encontrándonos con él y seguir conociéndonos. Mientras tanto le propusimos una videoconferencia para que pudiese conocerse aunque de momento sea virtualmente con el P. Jóse. No se descarta la posibilidad de que vaya a Rosario unos días para entrevistarse con él.

Nos fuimos a descansar sobre las 22.00 hs y al día siguiente fuimos a recorrer el Museo del Oro y en centro de Bogotá con la catedral incluida. Fue una visita muy acelerada ya que ese  Domingo nos esperaba la familia de Néstor Torres (no es sacerdote sino el amigo que estuvo junto a su hermano Hernán en España) para celebrar la Misa en Montserrate desde donde se divisa gran parte de la ciudad de Bogotá, en un montículo al que se accede a pie en funicular o telesilla. Nosotros utilizamos el funicular. Celebramos la Misa en el Santuario y allí casualmente nos encontramos ésta vez sí,  al P. Néstor Torres con dos integrantes del Seminario del Pueblo de Dios, un hombre y una mujer que  van a permanecer entre un mes y medio y tres meses en Colombia. Entre ellos y la Asociación de misioneros de la juventud que dirige el P. Néstor Torres existe una “alianza” y colaboración cada vez mayor.

IMG_2253 

Ofrecimos junto a la imagen de la” Moreneta” todos éstos caminos que providencialmente parecen abrirse.

Comimos con la familia de Néstor Torres(solo faltó el papá que se quedó en Villapinzón)en un negocio familiar que encontramos junto al Santuario. Al terminar bajamos en funicular hasta la base y allí comenzó a diluviar donde nos mojamos un poquito…. ,bastante.

Terminamos secándonos en un centro comercial donde estaba Marta Torres, la última integrante de la familia “Torres” a quien no habíamos podido saludar aún, ya que trabaja en una pastelería de dicho centro. Fue una alegría inmensa compartir en familia un rato el Domingo. Allí nos despedimos y el P. Hugo y yo regresamos por nuestros medios a la casa del P. Marco, quien nos esperaba para cenar y rezar juntos el Santo Rosario.

Esta mañana, madrugamos para llevar al P. Hugo al aeropuerto. Él viajaba a Ecuador, más concretamente a Quito para encontrarse con otro joven con inquietudes.  Yo a las 11:00  con el P. Marco Fidel he celebrado Misa en la Parroquia de la Inmaculada de Chicó y a las 17:00 salgo al aeropuerto para viajar esta noche a Madrid. Les agradecemos su oración intercesora y su compañía que hemos sentido cercana. Dejamos este país con inmensa gratitud, muy esperanzados y conmovidos por la acogida  recibida y cómo han valorado nuestra presencia y lo que desde nuestro carisma podemos aportarles, que consideramos que es mucho. Hay inquietudes vocacionales en muchos jóvenes y expectativas de un trabajo apostólico intenso con ellos.  Un abrazo muy fraterno.  “En todo amar y servir” .PP. Hugo y Enrique.

No se admiten más comentarios