Ha llegado mi hora

Por Hno. Ángel Poveda.

HA LLEGADO MI HORA

( Jn. 17.l.s.s.)

Jesus - huertoSi nos fijamos en el evangelio de san Juan, vemos como alcanza su culmen en la “hora” de Jesús.
Ha finalizado la “última cena”. Jesús exclama: ¡Ha llegado mi hora!
En esta “hora” bendita, nos mete a todos y cada uno.

En esta escena coloquial, contemplemos como Jesús habla al Padre: Una oración donde el Padre y el Hijo están en plena consonancia. Mirad como en la referida escena estamos plenamente implicados. No es extraño que las palabras del Maestro, se nos escapen una y otra vez. La palabra de Dios rebasa cualquier inteligencia humana. Me viene a cuento el porqué, Jesús se olvida de él para rogar por nosotros. Si decimos: Por el amor que nos tiene, acertaremos plenamente.

Vemos como Jesús tiene prisa para dejarnos a buen recaudo. No deja de pedir al Padre por nuestra protección.
Meditemos, cómo podremos sacar muchas cosas en claro a nuestro favor. Si estamos unidos a Jesús, nuestro temor no ;tendrá sentido.

Jesús hablando con el Padre le informa: “A ninguno he perdido”. Solo el hijo de perdición. (Se separó del grupo y así le fue).
A la hora de su sacrificio, Jesús sienta las bases para que, el que las siga tenga los mismos sentimientos que Él.

No hay nadie excluido del Reino de Dios. Todos estamos llamados. En su oración Jesús, no deja a nadie fuera. Sólo nos exige creer en él. Lo que conlleva formar parte de la “Familia Divina”. Algo grandioso. ¿No?

Jesús está pisando el “huerto de los olivos” Aquí se va a celebrar el episodio más espectacular y grandioso que jamás mente humana haya podido imaginar.
Todo un Hombre – Dios a merced de las fuerzas del mal.

¿Podemos comprender todo el amor que Dios nos tiene?

Jn.- 17.25-26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.